Loading...

DIA INTERNACIONAL DE LA DANZA



    Carmen Amaya, Valeska Gert, Suzushi Hanayagi, Michael Jackson… danza inclasificable.Yo no podría descifrar sus estilos de baile… los veo como turbinas generadoras de energía y esto me hace pensar en la importancia de la coreografía sobre esa misma energía del que baila. Seguramente lo importante no es la coreografía, sino precisamente esa energía, el torbellino que provoca. Imagino una bobina atrayéndolos a todos y emitiendo un rayo sanador y provocando una metamorfosis en los cuerpos.

     Pina Bausch como mantis religiosa, Raimund Hoghe convertido en escarabajo pelotero, Vicente Escudero en insecto palo y hasta Bruce Lee en escolopendra.
    Bailé mi primer dúo con mi madre, embarazada de 7 meses. Puede parecer una exageración. Aunque casi siempre bailo solo, imagino que me acompañan fantasmas que hacen que abandone mi papel de “bailaor de soleares”.

    De pequeño, no me gustaba el baile, pero era algo que salía de mí de una forma natural y fácil. Casi instintiva. Con el tiempo me di cuenta que el baile curaba, me hacía efecto, casi medicinal, me ayudó a no ser tan introvertido y a abrirme a otras personas. He visto la imagen de un niño enfermo de ébola curándose a través de la danza. Sé que es una superstición, pero, ¿sería eso posible?
    Después el baile acaba convirtiéndose en una obsesión que consume mis horas y que hace que baile hasta cuando me quedo quieto, inmóvil, apartándome así de la realidad de las cosas. No sé si esto es bueno, malo o necesario pero… así es. Mi hija Milena, cuando estoy quieto en el sofá, pensando en mis cosas, con mi propio run run, me dice: papi, no bailes.
    Y es que veo a la gente moviéndose al andar por la calle, al pedir un taxi, al moverse con sus diferentes formas, estilos y deformidades. ¡Todos están bailando!  ¡No lo saben pero todos están bailando! Me gustaría gritarles: ¡ hay gente que todavía no lo sabe! , ¡todos estamos bailando!, ¡ los que no bailan no tienen suerte, están muertos, ni sienten ni padecen!
    Me gusta la palabra fusión ¡todo se mezcla!, ¡todos pueden bailar juntos!. Quizás no agarrados, pero sí unos al lado de los otros.
    Hay un antiguo proverbio chino que dice así: el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo.

    Pedro G. Romero, después de un aplastante baile por sevillanas dice: el mismo día que cayó la bomba en Hiroshima, Nijinsky repitió su gran salto en un bosque de Austria.
    Me gustaría poder dedicar este Día Internacional de la Danza y estas palabras a una persona cualquiera que en el mundo esté bailando en este justo momento;¡ bailemos todos! ¡bailemos a lo grande!¡bailemos juntos.!

    Israel Galván


MEMBRESIA

Si desea ser miembro del Consejo Argentino de la Danza .

Complete el siguiente formulario con sus datos
Click aquí >>

C.A.D.
  • Post Thumbnail
    El CAD Creado el 2 de Setiembre de 1978

    Ha sido reconocido por Resolución Ministerial Nº 1262/90 como Organismo Consultor AdHonorem del Ministerio de Educación y Cultura